El jueves alrededor del mediodía, el inquilino de un campo que destina a la siembra, estando en el lugar da cuenta de que le faltan cultivos.

Revisando en este sector de siembra, descubre las huellas de un vehículo y las sigue, encontrando en un campo vecino un rastrojero empantanado cargado con el cultivo de sandías y melones robados de su propiedad.

Inmediatamente interviene la Policía llegando al lugar del hecho y procedió a secuestrar el vehículo que transportaba los cultivos robados y se da conocimiento lo sucedido a la Justicia que ya interviene en la causa.